La maldición olvidada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La maldición olvidada

Mensaje  Nyaraka el Sáb Dic 20, 2014 6:42 am

Hola, hoy quería presentar les un fic que tengo ya en otro foro, y que opino que podría gustarles. Ya de paso estrenamos el subforo de fanfics, el cual, hasta ahora, no ha tenido publicaciones. Bueno hoy os traigo el capítulo 1:

Capítulo primero:


Todo comenzó el día que ella llegó, en el día que se la encontró comenzó el tornado, y, después, comenzarón los truenos, las tormentas, los huracanes, los terremotos... Desde el principio, cuando Twilight vio su rostro fúnebre, sus colores grises, y su extraña y aparentemente malévola mirada, pensó que traería problemas aceptar que se quedara en Ponyville, pero todos sentían demasiada pena por la pequeña unicornio extraviada como para tomar enserio las palabras de Twilight. ¿Y quién iba a tomarla enserio viendo las lágrimas de la pequeña y sabiendo que ni siquiera podía caminar bien ni hablar del todo correctamente.
Un día, la pequeña unicornio corrió hacia el bosque Everfree, Twilight la siguió fingiendo querer protegerla para saber que se proponía hacer. Llegaron a un rincón lleno de rocas del bosque y la pequeña frotó una roca con la pata murmurando unas palabras y tratando de usar, levemente, su magia. Poco después, la roca se abrió transformándose en una enorme puerta de roca perfectamente tallada. Twilight corrió a Ponyville para comunicarle a la alcaldesa lo que había visto.
-Señora alcaldesa, tiene que venir conmigo, he visto algo en el bosque Everfree que tiene que ver -dijo al llegar donde estaba la alcaldesa.
-Bien, llévame, Twilight -dijo la alcaldesa y ambas salieron corriendo en dirección del bosque.
Llegaron a la zona de rocas del bosque y encontraron a la pequeña sentada sobre una roca.
-Vale, ¿qué es eso tan importante que tenías que enseñarme? No nos importa donde juegue la pequeña, no me vuelvas a hacer perder el tiempo de esta manera -dijo la alcaldesa al llegar y dio media vuelta caminando de regreso a Ponyville.
-No lo entiende, Señora alcaldesa, ella, esto..., tocó la piedra, y, y... -intentó decir Twilight.
-No hace falta que te excuses, hazme un favor y deja en paz a la pequeña, ya te dijimos que así no conseguirías nada, que, ella no puede hacernos nada malo -dijo la alcaldesa desapareciendo por detrás de los árboles.
-Bien, dime como lo has hecho y quien eres de verdad, no me trago las trolas que los demás si se tragan -dijo Twilight a la pequeña una vez la alcaldesa se hubo ido tan lejos que ya no podía oír lo que decían ni aunque lo hubieran dicho gritando.
La pequeña miró extrañada a Twilight que la miraba con expresión malévola y se echó a llorar comprendiendo que Twilight se había enfadado por haber quedado como una estúpida ante la alcaldesa.
-Vaya, puede que sí me haya equivocado contigo, ya,ya, no llores pequeña, ya está -dijo Twilight tratando de calmar a la pequeña comprendiendo que tal vez se había equivocado.
La pequeña dejó de llorar y miró a Twilight con cara malévola y, de su cuerno, salió un rayo que la arroyó hasta Ponyville, cayó, malherida, frente al ayuntamiento de Ponyville.
-¡Twilight! ¿Qué te ha pasado? -preguntó la alcaldesa saliendo a todo correr cuando oyó a Twilight caer al suelo con un gran estruendo.
-Ha, sido, la, pequeña -dijo Twilight poco a poco y tratando de levantarse con la ayuda de la alcaldesa.
-Buf, no me hagas esas bromas y ve al hospital, mira que echarle la culpa de algo así a una pequeña inocente potrilla -dijo la alcaldesa dejando a Twilight para que fuera al hospital por su propio pie.
-Maldita potra, me las pagará -murmuró Twilight mientras caminaba hacía el hospital.
La pequeña llegó a Ponyville poco después de que ella saliera del hospital. Twilight se le acercó con furia en la mirada y estrujándola y levantándola con la ayuda de su magia.
-¡Tú, pequeña potra del diablo, has sido enviada aquí por el demonio! -dijo Twilight con más furia aún y estrujando con tal fuerza a la pequeña que ella casi no podía respirar y que se le saltaban las lágrimas.
-¡Twilight! No le hagas eso a una pequeña como ella -dijo Rarity llegando a toda prisa y cogiendo con su magia a la pequeña de un arrebato-. Venía a hablar contigo, pero veo que me equivocaba al venir para pedirte consejo sobre una cosa, ven pequeña, te llevaré conmigo -y dejó a la pequeña en el suelo.
Ambas se fueron y Twilight se quedó, extrañada, triste y con las lágrimas a punto de saltarsele de los ojos.


Bueno espero que haya sido de su agrado. Daré mil gracias por cualquier comentario que me pueda ayudar a ir mejorando (aunuqe ya hay muchos capítulos en mi historia, pero no está terminada).

Gracias y un saludo,

Nyaraka.
avatar
Mensajes : 5
Diamantes : 9
Edad : 15

Nyaraka
Filly

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.